lunes, 5 de octubre de 2009

Adiós Mercedes Sosa.


Ayer falleció Mercedes Sosa, una de mis cantantes preferidas. Y es que conocí su obra musical hace unos años gracias a una antología que me prestara un buen amigo. Sin embargo, no fue sino hasta que el año pasado actuó en Guatemala, que de tanto oir los anuncios, me puse a bajar parte de su extenso repertorio. No podía creer lo que me había perdido. Cada canción rezumaba sentimientos, realidades y poesía. Admirables trabajos que compartidos a dueto, elevaron la belleza y sonoridad de su canto. Para unos, traicionó su originalidad al cantar con el controversial Charly García; para otros sólo una muestra más de su versatilidad. Prueba de ello los últimos discos Cantora I y II nominados a los Premios Grammy Latino de este año. De convicciones de izquierda, la riqueza y arte de su canto representó en el tiempo duro de las época militares latinoamericanas, una defensa de la libertad y una exigencia de justicia pero desde la suavidad y energía de su talento. Talento que algunos detractores desean ningunear al expresar de ella que nunca fue compositora. Aunque lamento el que no haya profesado decididamente una creencia religiosa, sé que "le pedía a Dios que la reseca muerte no la encontrara vacía y sola sin haber hecho lo suficiente". Es por eso que no puedo dejar de valorar la poesía hecha canción que ella interpretaba y cómo la interpretaba hasta hacernos estremecer.

Su canto "celebró la vida", canto que te hace querer "volver a los 17","demorarse aquí en la luz mayor de este medio dia, cantando a las simples cosas", y persistir en una "zamba para no morir", dejándonos recitar la "canción con todos".


Supo también, renovarse, ser contemporánea, siempre actual cantando para el mundo, este mundo nuestro, que sigue necesitando voces positivas de aliento, amor y fortaleza para continuar en esta vida, "porque no es lo mismo que vivir, honrar la vida" y porque "siempre en el corazón llevó una chacarera", decía: "dejame que me vaya y que con ella muera".

"Duerme, duerme Negrita", y mientras "cinco sirenitas te llevarán por caminos de algas y de coral", volverás "repartida en el aire a cantar...siempre". Adiós Mercedes Sosa.

1 comentario:

Karla dijo...

completamente de acuerdo en que ella demostró suavidad en sus obras, pero a la vez fuerza...